Me gusta pensar en las obras de arte como lo que los antiguos celtas llamaban 'lugares delgados', es decir lugares donde el velo entre lo 'sagrado' y lo mundano es tan fino que se rozan. Lo mundano se llena de significado, y lo transcendente se manifiesta en lo inmediato. Al final no son distintos. Habitar y honrar esta verdad es una parte importante de lo que me empuja a pintar y a crear, y a querer compartirlo con otros.

 

SERIES